FANDOM


Jurasi
Este es uno de los relatos más conocidos del norte chileno: Una princesa que guardaba el secreto de la eterna juventud.

HistoriaEditar

Pese a llevar muchos años como ñusta (princesa) en la zona de Tarapacá, tenía la fortuna de permanecer joven debido a que un gran secreto le fue revelado. Entre las montañas, un poderoso manantial fluía tibio y el que se bañaba en sus aguas era capaz de mantenerse eternamente en el tiempo.

Debido a su gran corazón y la sapiencia otorgada por los años, tomó bajo su cuidado a un niño sin hogar, al que educó con dedicación hasta convertirlo en un adulto fuerte y apuesto. Viendo al niño convertido en un gran hombre, se enamoró perdidamente de él y se casaron.

Transcurridos algunos años de feliz matrimonio, el joven comenzó a notar que, a pesar de que él sí envejecía, su esposa se conservaba lozana, como el primer día de matrimonio. Celoso e intrigado, comenzó a seguir a su mujer, descubriendo que, una vez a la semana, la ñusta escapaba hacia las montañas. Pudo adveritr que se bañaba en cierto manantial y no le cupo duda de que tales aguas eran las responsables de su eterna juventud.

Un día, el se bañó en las mismas aguas, logrando mantenerse joven. Al poco tiempo, se hizo evidente para la ñusta que el chico tampoco envejecía, así que supuso que éste también se estaba bañando en las aguas del manantial. En una ocasión la ñusta lo siguió sigilosamente hasta verlo dentro del agua.

Nublada por la furia, se puso a gritar "¡Jurasi!¡Jurasi!" (¡Hirviente!¡Hirviente!), y el agua subió de temperatura hasta quemar a su enamorado. El manantial se evaporó y la ñusta no pudo bañarse más, lo que la hizo envejecer y perder su aparente inmortalidad.