FANDOM


En 1533, una gran caravana viajaba a Cuzco llevando los tributos del imperio inca. En pleno camino, se supo que el inca Atahualpa había fallecido. Los caravanistas portaban catorce y media arrobas de oro, que era el tributo. Sin saber qué hacer con la carga, decidieron depositarla en una laguna en la cumbre del Cerro Quimal, al noreste del Salar de Atacama.

Se dice que quién encuentre una pieza del tesoro del Inca, será perseguido por la mala suerte.