FANDOM


Turquesa era una niña hija de pastores que vivían en el Desierto de Atacama.

Historia Editar

Existían dos cerros malignos donde habitaban espíritus de las minas: el Diablo grande y el Diablo chico. Estando en desierto florido, Turquesa tomó camino por los cerros maléficos recogiendo sus flores favoritas. La niebla dificultaba su andar, pero ella continuó la senda siguiendo los pasos de sus cabras.

Las cabras bajaron de las cumbres sin que se volviera a saber de Turquesa. Y en las mañanas más frías cuando hay desierto florido, puede escucharse el llanto de una niña entre las flores, que quedó petrificado en el mineral semiprecioso de mismo nombre.